Es un día triste para la familia Brajnović porque compartimos el inmenso dolor de un buen amigo: Pedro Lozano Bartolozzi. Él y su esposa Margarita han perdido a su hija María.

María Lozano era una profesional de gran prestigio. Estudió Ciencias de la Información en la Universidad de Navarra y desempeñó después un importante papel en Bruselas ante la Comunidad Europea. Dominaba cuatro idiomas. Tenía un currículum envidiable y se lo había trabajado paso a paso con esfuerzo y brillantez. Pero lo fundamental, de lo que yo puedo dar fe es que era una mujer de unas virtudes humanas magníficas, siempre dispuesta a ayudar, siempre con una sonrisa en la boca. Una mujer buena, a la que siempre recordaré.

Olga Brajnović