El viejo olivar

El viejo olivar

Me parecía inmenso en las noches de mis primeras utopías, cuando el otoño tardío cargaba los molinos aceituneros de oro, sudor y cantilenas. El olivar bajaba gris, silencioso y humilde a la ribera, tieso entre la tempestad y el rocío, mientras las primeras escarchas...