Esperanzas rotas

En la última entrada que escribí acerca de la historia de mi padre, relaté su huida de Zagreb con la que quedó separado de su mujer Ana Tijan y su hija Elica, de cuatro meses, por lo que todo el mundo creía que serían unas semanas. Pero las cosas se complicaron y...