Malos presagios

Vuelvo una vez más al relato cronológico de la historia de mi padre, Luka Brajnović, al que dejamos en junio de 1945 en el campo de refugiados de Reggio Nell Emilia, separado de mi madre, Ana Tijan, que estaba en Zagreb con la pequeña Elica. En ese momento no sabían...